Reconfiguración del Mercado Móvil en Centroamérica


 
Fabrizio Vargas
Durante el primer bimestre de 2019, Telefónica anunció su salida de la región centroamericana, al vender sus operaciones a Millicom y América Móvil en cinco países en los que contaba con huella de mercado. Las implicaciones en la estructura competitiva de esos mercados son diversas, puesto que algunas de estas adquisiciones no generarán una mayor concentración de mercado al ser una sustitución de operadores y no una fusión de dos empresas ya establecidas.

Millicom logró un acuerdo por la compra de las operaciones de Telefónica en Costa Rica, Nicaragua y Panamá, lo que resulta un aumento de su presencia en la región, para sumar seis mercados adicionales a El Salvador, Guatemala y Honduras. Por su parte, América Móvil concentrará las filiales de Guatemala y el Salvador, consolidando así, su posición en estos mercados.

En total, la venta de las negocios de Telefónica en Centroamérica alcanzó un total de $648 millones de dólares por las compras de América Móvil y $1,650 millones de dólares por aquellas de Millicom, que además, adquirió 80% de las acciones de Cable Onda en Panamá en 2018.

Sin embargo, algunas de estas adquisiciones (Costa Rica, El Salvador y Panamá) se encuentran en proceso de revisión y autorización por parte de las autoridades regulatorias de cada país para definir si estas operaciones potencialmente dañarían la dinámica competitiva del mercado correspondiente. Es por ello relevante conocer la estructura por grupo económico e identificar los potenciales efectos que puedan emanar de estas transacciones.
Adquisiciones de Millicom 
Costa Rica

Millicom entrará al mercado móvil como el segundo operador más grande, detrás de la empresa estatal Kölbi, a cargo del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE). Así, el operador contará con una participación de mercado en líneas superior a un cuarto del total (26.6%), cercana a aquella que ostenta América Móvil (19.2%), a través de su marca Claro.
El mercado móvil costarricense destaca por ser intensivo en el consumo de datos y una elevada cobertura de redes 4G, lo que lo posiciona como un atractivo de negocios en la región.
 
Nicaragua

La adquisición por parte de Millicom, aprobada en mayo de este año por una cantidad de $430 millones de dólares, posicionará al operador frente a América Móvil. Este caso es similar al costarricense, en el que la transferencia de propiedad implica una sustitución de operadores, por lo que en un principio no debería resultar en consecuencias anticompetitivas en el mercado.

Por el contrario, la llegada de Millicom podría dinamizar al mercado, al generar una oferta atractiva para los consumidores en términos de precios y calidad de los servicios frente a los provistos por América Móvil. Incluso, la entrada al mercado por parte de Millicom puede ser un detonante para el ejercicio de mayores recursos de inversión para el despliegue de infraestructura en la región.
 
Panamá

Millicom tendrá presencia en el mercado panameño tras la adquisición de Telefónica y deberá enfrentarse a América Móvil, Digicel y Liberty Global. A pesar de que Millicom liderará el mercado, resultado de que la presencia de Telefónica ascendía a 39.2% por su participación de mercado en líneas móviles, no tendrá lugar un fenómeno de concentración de mercado, al tratarse de una sustitución de operadores.
La adquisición de Millicom tiene el potencial de renovar la dinámica competitiva del mercado móvil en Panamá, al implementar una estrategia abundante, de mejor calidad y menores precios de sus servicios, con la consecuente respuesta del resto de los competidores.

 A esta operación, se suma la adquisición accionaria mayoritaria de Cable Onda por parte de Millicom en octubre de 2018, lo que le permitirá ofrecer paquetes de servicios de cuádruple play.
 
Adquisiciones de América Móvil 

El Salvador

América Móvil logró un acuerdo por la adquisición de las operaciones de Telefónica en El Salvador por $333 millones de dólares, transacción que se encuentra en vísperas de aprobación por parte del órgano regulador. Este movimiento otorgaría una ventaja importante sobre quien contaba, hasta 2018, con 36.0% del mercado.
El mercado salvadoreño se ha caracterizado por registrar un menor nivel de concentración en comparación con otros de la región. Sin embargo, la incorporación de las operaciones de Telefónica le otorgaría a América Móvil un alcance de mercado de 51.0% del total en líneas, que superaría en 15 p.p. a Millicom y lo destronará del primer lugar en participación de mercado.

Así también, en términos del Índice de Herfindahl-Hirschman (IHH) que mide el grado de concentración de mercado, se alcanzaría un nivel de 4,068 puntos, 47.8% más que el registrado previamente. Esto advierte riesgos a la dinámica competitiva en el mercado móvil de este país, circunstancia que debe considerar la Superintendencia General de Electricidad y Telecomunicaciones (SIGET) en su análisis de la adquisición.
 
Guatemala

La compra de la filial guatemalteca de Telefónica implicará un aumento considerable de la concentración de mercado, puesto que únicamente Millicom y América Móvil serán los competidores que se disputarán el mercado móvil de manera directa. Aquí será importante las estrategias que lleven a cabo los operadores para ofrecer el mejor servicio a sus usuarios.
Se estima que al concretarse la adquisición, la participación de Claro sería de 46.4% del mercado en términos de líneas, frente a 53.6% que ostentó Tigo durante 2018.
 Medido a través del IHH, se estima un aumento de 3,935 a 5,026 puntos, un incremento de 27.8% del nivel de concentración de mercado, tras la adquisición de América Móvil.
 
Implicaciones sobre la Dinámica Competitiva

En conclusión, la salida de Telefónica de Centroamérica tendrá efectos disímiles: por un lado, en aquellos países donde la venta de las empresas de Telefónica representó una simple sustitución de operador, como es el caso de Millicom en Costa Rica, Nicaragua y Panamá, posiblemente se genere una mayor dinámica competitiva. La llegada de un nuevo jugador puede ser positiva para el mercado siempre y cuando se consolide en el país con una estrategia basada en inversiones, mejor calidad, mayor diversidad y menores precios de los servicios.

Sin embargo, las adquisiciones por parte de América Móvil pueden implicar retrocesos en la dinámica competitiva del mercado en Guatemala y El Salvador, con potenciales perjuicios al usuario final. De ser aprobadas y concretadas estas adquisiciones (fusiones), será necesario que se acompañen de medidas regulatorias que prevengan la materialización de los efectos adversos resultantes del aumento en la concentración de estos mercados, en protección del usuario final.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *