Es el ecosistema de aplicaciones…

Gonzalo Rojon
Exactamente hace una semana, amanecimos con la noticia de que Google cortaba relaciones de negocio con la empresa china Huawei todo esto a
raíz del veto presidencial que se le impuso la semana antepasada a la
compañía por supuestos actos de espionaje que, por cierto, no han
podido ser comprobados.

Lo anterior tiene diversas implicaciones. Huawei produce muchos bienes de la cadena de valor de las telecomunicaciones, pero en lo que
respecta a los smartphones (Las nuevas generaciones de smartphones, no los que ya están circulando en el mercado) perderían el uso de la tienda de aplicaciones, así como el de los servicios por parte de Google.

Parece lógico que Huawei, al ver amenazada su posición como el segundo fabricante de equipos en el mercado internacional, anuncie el desarrollo y lanzamiento de su propio SO. Esta estrategia le permitiría  evitar su
dependencia de Google en la producción de equipos,  a lo cual, si se le suma su gran reconocimiento de marca  alrededor del mundo y la calidad
de sus dispositivos, los consumidores podrían responder positivamente,
adoptando el nuevo SO y seguir operando sin mayor complicación.

Pero se olvida una cosa, un SO no es nada sin un ecosistema de
aplicaciones.

En China, el uso de internet tiene un mayor número de restricciones a
diferencia de lo que sucede en occidente. Muchas aplicaciones como Facebook, Instagram, whatsapp, gmail, buscador de google, mapas, entre otras, se encuentran bloqueadas.

Ante tal escenario, un nuevo SO que no necesite de todas las aplicaciones antes mencionadas funcionaría perfectamente para todos los dispositivos Huawei que se vendan al interior de China. Pero ¿qué pasaría con un
SO así en un país donde estas aplicaciones son de uso constante y tienen
importantes economías de red?

Muchos sistemas operativos adicionales a los dos en uso de manera
masiva que conocemos actualmente (Android y iOS) dejaron de existir
precisamente por la falta de un ecosistema sólido de aplicaciones. Basta
recordar los casos de plataformas como Web OS (Palm), Windows Phone
(Microsoft), BlackBerry 10 (RIM).

Adicionalmente hay que mencionar que las aplicaciones más usadas en el ámbito internacional pertenecen a compañías de los Estados Unidos por lo cual también se enfrentarían ante el problema de ver si son autorizadas para su uso en un SO perteneciente a Huawei.

Aún con la participación de mercado y los ingresos con los que cuenta
Huawei, el desarrollar un sistema operativo propio, el cual no cuente con las aplicaciones más usadas por las personas, que tenga éxito fuera de
China suena poco probable y sobre todo como un reto para la compañía
si quieren permanecer en el mercado occidental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *