BSAH “Rhône

” El buque de Apoyo y de Asistencia de Largo Alcance (BSAH) “Rhône” acaba de navegar a través del Ártico, entre el Atlántico Norte y el Pacifico. Su ruta constituye un gran primicia ya que, desde hace cerca de 80 años, ningún buque militar, no ruso, había tomado este paso que queda libre una corta temporada del año debido al deshielo.

El miércoles 23 de agosto de 2018, el BSAH “Rhône” zarpó de su puerto-base de Brest, en el noroeste de Francia para un despliegue de larga duración con el objeto de evaluar sus capacidades militares en aguas frías y en aguas calientes, antes de ser admitido en el servicio operacional. El “Rhône” es la segunda unidad de una serie de cuatros buques y tiene como vocación proporcionar a la Marina Nacional francesa capacidades de remolque y de apoyo de largo alcance en alta mar. Después de su escala en Tromso, Noruega, el BSAH hizo una navegación circumpolar, tomando en particular el pasaje del Noreste. El BSAH navegó así del mar de Noruega hacia el estrecho de Bering, pasando por los mares de Barents, de Kara, de Laptev, de Siberia oriental, de Chukotka. El 14 de septiembre de 2018,

«Le Rhône» cruzó el estrecho de Bering, ubicado entre la punta de Rusia y Alaska. El BSAH zarpó ayer de Dutch Harbour (Islas Aleutianas) y regresará a Brest transitando por los océanos Pacifico y Atlántico. Esta operación de fe de la capacidad de los BSAH a desplegarse lejos y durante mucho tiempo en condiciones meteorológicas extremas. Las siguientes cifras ilustran su ruta : de Brest hasta el estrecho de Bering, “le Rhône” hizo 19 días de mar, recorriendo 4800 millas náuticas, cruzando 196° de latitud, haciendo 13 cambios de horario, con una jornada de 48 horas.

Por último, además de fortalecer los conocimientos y la experiencia de las tripulaciones de la Marina Nacional y de navegar en la zona ártica este tipo de despliegue permite aumentar los conocimientos meteorológicos y oceanográficos de las zonas recorridas. Las zonas mencionadas podrían ser cada vez más frecuentadas con la apertura de líneas comerciales que utilizarían la ruta marítima del Norte, lo cual reduciría el tiempo de tránsito entre los grandes puertos de Asia y los de Europa.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*